Algunos relatos- que no encontrarás aquí- están reunidos en el volumen "Te dejé en Lisboa", de la editorial Amarante. Si eres un aficionado crítico literario agradeceré que te lo bajes para darme unos azotes. Nada me gustaría más.

jueves, agosto 23, 2007

La calle Francia

¡Hola!, ¿te acuerdas de mí?, tienes que acordarte de mí… ¿te acuerdas ahora? Sí, la misma, sabía que no podías haberme olvidado. No te veo desde que dejé el instituto de la calle Francia… ¿hace cuánto?... uf, no quiero ni pensarlo, bueno, tampoco exageremos, no fue hace tanto… todavía somos jóvenes, yo más joven que tú… jajaja… Sí, claro, ¿Nos sentamos ahí? Como quieras, espera que te traiga un café de la máquina ¿con leche, verdad? Tengo el pelo muy largo, es cierto, ahora me gusta llevarlo así, no como antes, que era una rebelde con pintas; una chica pirata, pero te molaba… reconócelo… tú, sin embargo, sí que eras un tipo aburrido, aburridísimo, estabas completamente acabado cuando te conocí, acabado con treinta años, ¿cómo podía ser eso? Paseando siempre solo por el patio, con las manos metidas en los bolsillos de ése abrigo largo de espiguilla que no te quitaste en todo el invierno ¿todavía lo tienes? Que tío… por eso te llamaban el Larra. Mira, por ahí va el Larra, con cara de querer pegarse un tiro…

Venga Larra, no me mires así por favor… ¿no crees que es muy bonito el habernos encontrado después de tantos años? Tomarnos un café juntos y mira, ¿ves? me estoy encendiendo un cigarro y ya no puedes poner mala cara porque ahora tengo treinta y dos tacos, porque ya no tengo los años que tenía cuando me conociste y me invitabas a desayunar esos pinchos de tortilla con café en vaso, mirándome de mala leche cada vez que yo encendía un cigarro o escupía en el suelo, te ponía malo verme lanzar gapos… sí, lo reconozco, yo era un chicazo, nada femenina, quería ser una chica mala… dime una cosa Larra, sé sincero, ¿te daba pena? ¿Sentías compasión por mí y por eso te acercaste? No, no me vale esa excusa, porque ninguno de los profesores vino a consolarme cuando murió mi vieja, tú fuiste el único, me mandaron una carta a casa de condolencia, eso fue todo. Sin embargo tú, ese día en las escaleras, ¿te acuerdas? Casi te suelto una hostia, estaba tan rabiosa… quería matar a alguien y entonces apareciste con tu abrigo largo y tus manos que olían a tabaco y me abrazaste, me abrazaste como nunca me había abrazado nadie… y lloré hasta dejarte el hombro empapado de lágrimas y después me llevaste a dar una vuelta en tu coche… me acuerdo de tu perfil aquella tarde, tú conduciendo con un cigarro en la mano y la música muy alta, U2, ¿no? y yo llorando, llorando y a la vez pensando que qué demonios hacia yo en el coche del Larra. Nos saltamos las clases y acabamos en un bar del barrio bebiendo botellines de cerveza. Ese día no te importo que yo bebiese ¿eh?, vergüenza debería darte Larra… y ya no pudimos parar ¿no es cierto? Te volvía loco, me lo dijiste un día en el portal de casa, una de tantas veces en las que me dejabas en la puerta, después de haber pasado toda la tarde besándonos en el coche, cuando veías que ya no podías más pero no te atrevías a llevarme a tu casa, entonces arrancabas el motor y enfilabas con furia hacia el barrio, apretando el acelerador a fondo, sin escucharme… porque yo te gritaba, te suplicaba que me llevases contigo… te quería tanto… que poco en serio me tomaste, Larra.

Lo siento, ya sé que nunca te gustaba hablar de lo nuestro, pero ahora… ahora ya no importa, ha pasado el tiempo, ya no soy una niña, ¿me ves? Tengo el pelo largo y me limo las uñas, no te rías… sí, trabajo en el hospital desde hace cinco años, me pagan muy mal y lo único que veo son desgracias pero bueno, no me puedo quejar… ¿qué? lo he dejado ¿Todavía sigues con eso? No Larra, no he vuelto a escribir nada desde que dejé el instituto, de verdad, no sé cómo te podían gustar tanto mis poemas, eran pura mierda, me he deshecho de todos, te lo juro, no soportaba tener el testimonio escrito de esos años…no, no me arrepiento de nada, porque me diste algo de lo que carecía entonces… por cierto, ¿qué es lo que haces por aquí? ¿Un hijo? ¿Vas a tener un niño? Dios mío Larra, qué bien… ¡claro que me alegro! Aunque podría haber sido nuestro… no, es broma, ya sé que aquello fue lo mejor que pudimos hacer… yo era una cría y tú… ahora todo es diferente… ¿es tu primer hijo? Qué bien, dame un abrazo Larra, dame un abrazo fuerte.
Shannon
( Con cierta aprensión)

23 comentarios:

capitain dijo...

fluye foski fluye, como un diálogo más que real.

Holger dijo...

Me hizo soltar un par de lágrimas de llorar, como bien dijo Azúa una vez.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Peculiar espiritismo literario.

la granota dijo...

Gracias por tu comentario. Intuyo que tu blog va a ser todo un descubrimiento.

la granota dijo...

Pues sí, acerté con mi intuición.

Emma dijo...

Gracias Granota.
Yo creo que tu escritura es maravillosa.
Yo estoy tan solo empezando, y no creo que termine nunca.

Kabish dijo...

Al final no me contaste el porqué de tu referencia al Times. En todo caso deberías leer algún periódico local.

Kabish dijo...

Gracias por luchar contra tu desapetencia durante unos minutos. Me hago cargo de que ha sido duro.

Si vienes por Inglaterra, avisa.

Saludos.

Kabish dijo...

Los dominios .tk son gratis así que no hay que excederse en el coraje para abrirse uno.

Sonia Betancort dijo...

Felicidades por tus historias y un fuerte abrazo

abuelonet.es dijo...

No se nada de ti desde hace varias semanas, no se si te encuentras enferma o tus ocupaciones no te dejan estar con nostros.
Un saludo del abuelo Andrés

Esther dijo...

Emma he leido que vives en el campo ¡que envidia!
Espero que te animes a volver a escribir pronto ;)

la luz tenue dijo...

Me gusta esta historia de amores juveniles que no pudieron ser...

almatina dijo...

"Un tam-t�m que toca el alma
en �frica, Jap�n o Nueva zelanda
Unas l�neas de bienvida para la amiga desconocida,
las objetivas y las mejores,
las que no te mandan flores".

CAF�:mmm...gran invento reconciliatorio.
CAliente, d� F�, y es un excitante momento cafe�nico para revivar las brasas de recuerdos hiperproteicos, entre amigos y/o amantes.

Cuando te leo, veo, que te reflejaste en el espejo de su cara, como cuando abres una carta antigua (el tiempo presente estancado en el momento de la acci�n de su �ltima redacci�n,
le miras, te ves en sus ojos, te comparas con aquella, �sa que �ra m�s t� misma que t� porque guard� la sustancia con la que est� echa tu alma, que se prenda como un perfume espeso enel alma del otro.

Tambi�n te comparas con la subjetividad de sus propias experiencias, y en c�mo te est� observando ahora, comparando, evaluando el antes/despu�s (qu� terrible momento inconsciente.

Necesidad de una apuesta en la respuesta.
Creo que te ten�a miedo.
Quiz� por arriesgarte a amar demasiado la vida, y comparla con la furia de la monoton�a de su cobard�a.

Es una opini�n, por supuesto objetable, sin datos, de la canci�n de mi olfato.

Chauu!!!!

Trompetista de Falopio dijo...

Qué confundida que estoy ¿tal encuentro es ficción? Bueno, a final de cuentas, parece que lo de menos en las historias es que sean reales o ficticias. Saludos Emma.

voyeur dijo...

es extraño y a la vez produce un nosequé reconstruir historias del pasado que terminan echando raíces, por más mínimas que sean, en el presente.
es extraño porque a veces uno quiere volver el tiempo atrás y hasta estaría bueno hacerlo sin cambiar demasiado lo que vino después. volver el tiempo atrás por una noche, por unas horas, por el solo hecho de... eso.

Jordim dijo...

Bueno, bueno, sigue escribinendo, gracias por tu visita en mi blog.

almatina dijo...

Hace 3 d�as recib� en mi correo un mensaje de un compa�ero del Instituto, despu�s de �20 a�os! de b�squeda por lo visto, menos mal que tengo un blog, jejeje, hace ilusi�n.
He puesto fotos muy chulas de cuando mi hermana y yo �ramos peque�as, en madrid, Murcia y venezuela, adem�s de mi abuelo el capit�n, en las Islas Canarias.
Chau bela!

LUIS AMÉZAGA dijo...

Pero resumiendo, ¿hubo kiki con el Larra, o vendísteis el abrigo en el rastro para pagaros las cervezas?
Un abrazo, otro.

Martín Bolívar dijo...

soy un apasionado de las historias amorosas que no pudieron ser, me las estoy imaginando continuamente, he escrito varios relatos y esta narración me ha encantado.

lujaban dijo...

Pura delicadeza.
Me encanta tu estilo.
Enhorabuena.

Emma dijo...

Sin embargo mi calificacion de este cuento es : Basura.

Pero gracias a todos.

Möbius el Crononauta dijo...

Yo tengo muchas historias de amores imposibles. Algunas es bonito recordarlas, otras duelen. Quizás llegue el día en que mire atrás y ría.

Enhorabuena por el blog, soy nuevo aquí. Saludos

Datos personales

Mi foto
Madrid, Spain

Archivo del blog