Algunos relatos- que no encontrarás aquí- están reunidos en el volumen "Te dejé en Lisboa", de la editorial Amarante. Si eres un aficionado crítico literario agradeceré que te lo bajes para darme unos azotes. Nada me gustaría más.

sábado, agosto 02, 2008

Sappore di mare







Había leído “Los vagabundos del Dharma” y “En el camino”. Se había dejado barba, estaba delgado, delgadísimo, llevaba unos pantalones blancos pitillo y una camisa india, tambien blanca. Pretendía conseguir sexo, un poco de buen sexo para variar, y leer libros de aventuras bajo el sol del verano. Vivir en la costa, aprender a coser redes o algo así para aguantar los meses de invierno, enroscarse en la buhardilla de alguna “ragazza”, si era guapa mejor y así, aferrado a ella, sobrevivir los meses de frío.

Esos eran sus planes.

En resumidas cuentas: Vivir.

Si tenía que ser un hijo de puta para conseguirlo lo seria. Al fin y al cabo él no era más que un animal. Un animal que sólo deseaba caminar en paz bajo el sol. Estar en paz significaba para el no tener que recibir órdenes de nadie.

Entornó los ojos y vio los montes cercanos salpicados de villas entre limoneros. Después echó andar por la orilla del mar observando de reojo a las chicas en bikini. No había muchas. Y las que había solían tener un hombre al lado, un padre o un marido de incipiente barriguita.

Al final de la playa, junto a las sombrillas verdes, descubrió a una chica morena de cuerpo menudo que leía una revista acurrucada en su hamaca. Llevaba anchas gafas de sol así que no pudo distinguir muy bien sus rasgos.

Pero estaba sola.

Se sentó estirando las piernas cerca de la chica y se despojó de la camisa india.

Durante un buen rato se dedico a guiñar los ojos bajo el sol sin pensar en nada.

Cuando vio que ella encendía un pitillo se echó un poco hacia delante, apoyando los codos en la arena.

‘¿Tienes fuego?’

Ella le tendió el mechero con una sonrisa, las gafas se le deslizaron nariz abajo. Era chata, observó, chata y con hombros sugerentemente bronceados. Leía una publicación femenina.

El se tomó su tiempo para liar un cigarrillo con las hebras de tabaco que extrajo de sus apretados bolsillos, después le devolvió el mechero arrugando el entrecejo, en un gesto que sabía irresistible.

‘Gracias’

Ella respondió “de nada” con un ligero temblor en la voz.

Paladeó las hebras del cigarro intentando concentrarse en lo que haría o diría luego. Nunca estaba muy seguro de cuándo le gustaba a las chicas. A veces no se daba cuenta de que ellas estaban a gusto a su lado y lo lamentaba cuando ya era demasiado tarde. Otras veces daba por seguro que había atracción mutua pero ella se escondía en un maremagno de excusas para evitarle. Aunque eso sólo le había sucedido con las que eran muy guapas.

Las mujeres muy bellas no aman, eso era un hecho, así que no podía sentirse mal por su poco éxito con ellas.

Decidió ser directo.

‘Me llamo Marco’, dijo volviéndose repentinamente, con el cigarrillo colgándole de los labios.

‘Chiara’.

Ella se inclinó desde la hamaca para estrechar su mano y él se giró del todo para situarse frente a ella, cruzando las piernas sobre la arena.

Chiara dejó la revista sobre su regazo y se apresuró en la búsqueda de otro cigarrillo entre las profundidades de su bolso de playa.

El lo interpretó como un signo definitivamente favorable.

‘¿Vives aquí?’

‘Vivo en Milán pero mis padres tienen una casa aquí’

‘Es muy bonito, muy tranquilo, se respira paz’

‘Sí. No es el mejor sitio para veranear si eres joven’

Se echo a reír, como si hubiera dicho algo muy gracioso.

‘Me gustan los sitios tranquilos’

‘A mi tambien’

Dieron sendas caladas a los cigarrillos. Marco volvió la mirada hacia las olas. Sintió deseos de hablarle de “Los vagabundos del Dharma” y de Jack Kerouac pero se contuvo.

No estaba muy seguro de si en otros tiempos, cuando el hombre primitivo quería sexo y así se lo hacia saber a la hembra, tuvieran que hablar de otras cosas antes, incluso aunque fuera por signos, hablar de las glaciaciones o de la falta de caza de aquel año, por ejemplo. Lo más seguro, pensó arrugando el entrecejo, es que la hembra quisiera saber primero cuantas gacelas había matado él antes de meterse en faena.

Volvió la cabeza y alzó la barbilla, mirándola, el bronceado de sus hombros era definitivamente arrebatador. Se preguntó cuándo habría sido la última vez que ella había hecho el amor.

Abrió la boca pero Chiara se le adelantó.

‘¿Es la primera vez que vienes a Levanto?’

‘Sí’

Silencio breve con caladas profundas a los cigarrillos

‘Llevo viajando solo desde Junio’, continuó Marco pensando en Dean Moriarty caminando junto al borde de la carretera. ‘Voy de playa en playa, de pueblo en pueblo. Hasta que he llegado a este y te he encontrado a ti’.

‘¿De verdad?’ Chiara sonrió traviesamente, fingiendo que no le había escuchado ‘Yo debería estar estudiando para los exámenes en vez de estar tumbada en esta hamaca’

Marco dejó que la colilla se le consumiera entre los dedos mientras miraba a Chiara abiertamente. No era muy guapa pero bastaba el bronceado de sus hombros y los pechos generosos, apretados en un bikini de aros, para considerarla atractiva. Supo que ella era vulnerable cuando se quitó repentinamente las gafas, mostrándole los ojos, pequeños y oscuros, bajo unas cejas depiladas.

‘¿Qué estudias?’ preguntó, luchando por continuar con el hilo.

‘Económicas’ ella hizo una mueca y puso en blanco los ojos- Un rollo.

Apostaba diez contra uno a que ella no había tenido sexo desde hacia mas de un año. Marco arrojó la colilla y extendió la mano para alzar la camisa india de la arena. Comenzó a ponérsela, asegurándose de exhibir bien los brazos fibrosos y el torso moreno. Ella se puso a juguetear con sus gafas.

‘¿Te vas?’

‘Quiero ir a mi hostal a darme una ducha’ Marco se había puesto en pie y hablaba sin mirarla.Un niño pasó corriendo frente a ellos arrastrando una cometa y lanzando aullidos de rabia, incapaz de mantenerla en el aire.

Chiara y Marco miraron en silencio al niño hasta que la cometa cayó definitivamente en picado sobre la arena. Después Marco se sacudió los pantalones e hizo un saludo con los dedos, llevándoselos militarmente a la sien.

‘Entonces ¿qué?, ¿te veo luego?’ dijo exhibiendo la mas atractiva de sus sonrisas.

La muchacha abrió la boca confundida y estalló en una carcajada.

‘¿Estas loco?, pero enseguida añadió, ¿Dónde?

‘Díme dónde vives y te iré a buscar a las nueve y media. Seguro que conoces un buen restaurante donde llevarme’

Ella se sonrió y rebuscó en su bolso para extraer un monedero de color fucsia. Le tendió una tarjeta. Una tarjeta con su dirección en Levanto. Otro signo indudablemente favorable.


Se alejó lentamente, contando los pasos, uno, dos, tres, cuatro. Cuando se volvió ella le estaba mirando, levantó una mano y la agitó en el aire, sonriendo. Se dijo que esta vez tenía que ser cuidadoso. Podría tener buen sexo y quizás un año de amor. O tan sólo buen sexo. Pero tenía que ser muy cuidadoso. Era demasiado buena como para dejarla escapar.



( Lease este cuento como si estuviera escrito en italiano)


28 comentarios:

A. Rómar dijo...

Me ha gustado, pero más que un cuento parece un primer capítulo de algo.

: ) Volveré por aquí a ver si continúa.

Emma dijo...

Oh, es un relato corto. No creo que continue ya que solo queria hablar del encuentro. Pero gracias por leerlo. Gracias

Lansky dijo...

Él...me revienta

Ella...me enternece

El cuento está bien: fauna playera.

Emma dijo...

El es un depredador con poca suerte Lansky : La que dure su juventud. Un beso.

Anónimo dijo...

Hola Emma: hoy te he visto 2 veces dos veces, tu bloog quiero decir, en post de otros blogg, así que debe de ser una señal, el comienzo de una gran amsitad, y te he añadido a mis favoritos.
Me ha gustado tu relato, a mí me ha enternecido él, lo veo desvalido e ingenuo, y me he quedado con ganas de saber más ... así que espero.
Blanche

Emma dijo...

Hola Blanche. Gracias por la visita. No se lo que va a suceder con nuestro "beatnik". Pero ingenuo no es, desvalido quizas.

luciernaga solitaria dijo...

hola gemma, me ha gustado tu relato, me ha recordado a muerte en venecia, a la película de visconti no a la novela que no la he leído, inmediatamente he pensado en ese escenario para el relato, como si fueran dos personajes que la lenta cámara de visconti no quiso filmar,
a mi hay algo que me encanta hacer cuando estoy aburrido, elijo un pais al azahar, busco su código telefónico y el formato de números de sus teléfonos moviles, pruebo distintas combinaciones hasta que responde una mujer, culego, abro un diccionario online y con su ayuda escribo poemas que mando en la lengua del pais elegido a la mujer encontrada, casualmente ayer fue italia, el que sigue es uno de los que envié,

en cuesta lunga e annoiata aspeta per vederte, solo en una cosa poso pensare, tutto il tuo sesso volteggiando in giro per me, come la piu bella de le farfalle,

aunque de momento no recibo respuestas, todavía no me siento con fuerzas para quitar el ocultar número a mi telefono,

Emma dijo...

Luciernaga, supongo que lo que haces cuando estas aburrido lo haces desde el trabajo. Porque sinceramente si buscas mujeres de esa manera acabaras arruinandote...

luciernaga solitaria dijo...

tampoco creas que estan caro, emma, una llamada internacional de movil a movil de menos de un minuto cuesta poco más que un ecu, incluyendo el establecimiento de llamada, y un sms unos 60 centimos, de manera que el coste de vivir dicha aventura suele rondar la media de los 15 ecus, ¿y que son 15 ecus comparados con machacar al tedio a sartenazos hasta su inconsciencia?
la entrada de un día de la expozaragoza2008 "¡vive la mayor fiesta del agua en la tierra!" para un adulto normal y corriente cuesta ¡35 ecus! por poner un ejemplo,

Emma dijo...

Ya veo luciernaga. Por cierto el otro dia recibi un mensaje al movil en aleman de un desconocido, aunque no entendi nada porque no hablo aleman...no me atrevi a solicitar una traduccion. Imagina que fueras tu. El tedio que has machacado a sartenazos se ha convertido en una insoportable Paul Austertina casualidad.
Pero no eras tu.
Asi que te deseo suerte. Un beso.

luciernaga solitaria dijo...

no, no era yo,
gracias emma, espero que esa suerte me llegue algún día,
un beso en forma de yutup para ti

http://es.youtube.com/watch?v=5ucN4DActxA

strongboli dijo...

Lo de "léase en italiano" es por el tipo, que ejerce de italiano ligón?
Muy buena la manera de contar la estrategia del cazador ante su posible presa.
Aunque... ¿Qué frío,no?
"En el camino es uno de mis libros preferidos. Me hubiera gustado, cuando lo leí, quedarme dentro de él.

Emma dijo...

Lo de " lease en Italiano" es porque me hubiera gustado escribir tal historia en Italiano, pero tambien vale para lo del italiano ligon, en el que este chico encajaria. El es frio si, pero tambien un romantico, en el fondo, un romantico y un despreciable ignorante, pero a la vez puede que sea un poeta y quien sabe, quizas al final se enamore de Chiara. Todo es posible. He conocido a tipos asi! O peores!

Lansky dijo...

En el camino es a mi juicio un libro tan sobrevalorado como su autor, Kerouak, aunque debo reconocer que eran muy fotogénicos estos beatnick, con tanto glamour como escasa hondura. De hecho, es un libro que me encantó a mis quince años y que repudié después. Lo que no sé si sabes, Emma, es que On de road recibió cumplida respuesta de otro norteamericano, este, sí excelso escritor: John Steimbeck, el libro, Viajes con Charley (su perro) y freente a las interurbanas de Jack y colegas, las secundarias carreteras sinuosas de este hombre airado con su caravana y su perro. Te lo recomiendo si no lo conoces (que es una repuesta a kerouak lo dice el propio Steimbeck en el prólogo)

Emma dijo...

Jo Lansky no lo sabia y yo ADORO a Steinbeck. Voy a buscarlo en amazon pero ya! Gracias!

ruidoperro dijo...

Curiosamente empecé On the road hace dos días, es uno de esos libros que YA debería haber leído pero que, por una u otra razón, todavía no.

me gustó el relato, pero estoy de acuerdo en que pide una continuación abuhardillada. Besos.

Emma dijo...

Pensare en la prolongacion de la historia ruidoperro. No hay nada mas delicioso que escuchar a los lectores!

Mita dijo...

Hola emma, es la primera vez que te leo, te seguiré...
Besos desde Alemania.

Emma dijo...

Hola mita, gracias. Besos desde Luxemburgo.

jordim dijo...

Es verdad que parece un buen primer capitulo. Hace muucho que no pasaba por aquí.. tanto que no recuerdo si había llegado a comentar

Almatina dijo...

A veces
las cosas pasan una sola vez
Para los tipos de balas de fortuna
los fuego fatuos
son muy difíciles de ver.

ESCADITANO dijo...

A pesar de la cantidad de calificativos que le das a Marcos, yo lo que creo es que es un simple, que se encuentra en un momento tonto de su vida,Si consigue ligarse a Chiara, se puede dar con un canto en los dientes ¿no crees? De todas formas,el que el cuento no vaya a seguir, tiene su morbo.Deberias replanteartelo porque apunta muy bien y .... tu forma de contar es muy buena

Emma dijo...

Muchas gracias Escaditano. Me gusta tu nombre : Escaditano. Parece el nombre de un cabo, o de un golfo, todos accidentes geograficos, claro. Un beso.

Ermo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ermo dijo...

¡Qué bueno! Me ha dejado con ganas de más... así que no lo continúes :)

Ese chico me recuerda muchísimo a mí... hace años.

(la última frase me ha hecho volver a querer escuchar a Fred Buscaglione, muchas noches después...)

Sirena Varada dijo...

Hola Enma, me gusta volver a tu blog para leerte con detenimiento. Tus historias me empiezan a cautivar. A mí, al contrario que a Lansky me ha caído bien Marco... Si al final es inofensivo; un animal que sólo deseaba caminar en paz bajo el sol, y además sus divagaciones sobre los prolegómenos del sexo en el hombre primitivo me han hecho reír.

Un ameno y excelente relato.

Un beso

La gata dijo...

Emma, me encanta que nos hayamos descubierto mutuamente. Tu blog es muy especial, de esos blogs que me imaginaba que existirían, pero nunca había sido capaz de encontrar. El post me encanta, me recuerda a Rohmer. Todavía no tengo una opiníón formada sobre el personaje masculino, necesitaría saber cómo reacciona después para saber si me cae bien o mal Jejeje!! Si va en plan depredador a trapiñarse a Clara, si están charlando durante horas, si se acuestan juntos y luego hay un distanciamiento...Le catalogaría de cabrón o de tipo estelar. Desde luego es un tío...que te quedas con él. La barba, el tabaco liado, el que viaje solo, el que sea un tipo leído...Le da encanto. A él y a tu blog.

Muchos Besos y Felicidades.

emma dijo...

Gracias Gatita. Encantada de que te haya gustado. Un beso

Datos personales

Mi foto
Madrid, Spain

Archivo del blog